Lifting de muslos o piernas

Debido a una pérdida de peso muy brusca o por causas genéticas, algunas personas pueden presentar un exceso de piel y grasa en los muslos.

Este puede ser un motivo de complejo muy importante, ya que algunas personas con este problema optan por esconder siempre sus piernas y rechazar la ropa ajustada.

El lifting de muslos eliminará el exceso de grasa de tus piernas, estirará la piel y elevará el tejido descolgado. De esta forma, podrás recuperar la forma estilizada de tus piernas.

 ¿Quién puede hacerse un lifting de muslos?

Los pacientes suelen ser mujeres de más de 40 años que desean devolver a sus piernas la forma de hace veinte años. No obstante, también se someten a un lifting de muslos personas jóvenes con tendencia a presentar flacidez en la cara interna de los muslos.

Una de las principales causas de la flacidez de la piel es la pérdida importante de peso en muy poco tiempo. Por eso mismo, si tienes previsto perder peso en un futuro próximo, es recomendable posponer la cirugía.

 ¿Qué hay que hacer antes de la operación?

En la consulta previa a la intervención, tu cirujano plástico evaluará tu estado de salud y el grado de firmeza de tu piel y discutirá contigo las posibilidades quirúrgicas más adecuadas a tus características específicas y tus expectativas.

Deberás informar a tu médico en caso de fumar o ingerir algún tipo de medicamento o droga. Tendrás que cumplir las indicaciones que el cirujano te dará para preparar la operación. De esta forma minimizarás el riesgo de futuras complicaciones.

 ¿En qué consiste la cirugía?

El lifting de muslos se realiza bajo anestesia general, por lo que será necesario el ingreso en la clínica durante uno o dos días tras la operación.

La cirugía consiste en realizar incisiones en la cara interna del muslo o en el pliegue glúteo, hacer una liposucción en la zona y extirpar la piel sobrante. Al terminar, se suturan las heridas y se aplican vendajes y drenajes en las piernas. 

 ¿Cómo estaré después de la intervención?

Deberás llevar el vendaje en las piernas durante dos o tres días para asegurar la correcta cicatrización. Una vez retiradas las vendas, tendrás que llevar unas medias especiales.

En una semana podrás realizar vida normal, aunque deberás evitar los sobresfuerzos. Podrás volver a trabajar en 15 días. Al cabo de unas semanas ya podrás observar los resultados definitivos.

¡Contacta con nosotros!

Financiación 100% - Diagnóstico y Asesoramiento Gratuitos.

Solicita Información sin compromiso.